19 de septiembre de 2010

Es que asi es.



Y si amanece por fin y el sol incendia el capó de los coches,
baja las persianas.
De ti depende, y de mí,
que entre los dos siga siendo ayer noche,
hoy por la mañana.



1 comentario: